BIOESTIMULACIÓN FACIAL CON FACTORES DE CRECIMIENTO PROPIOS

Biológicamente podemos decir que los años traen consigo una disminución del número de células, de fibras de colágeno y de elastina e importantes alteraciones en la matriz extracelular. Esto provoca la disminución del grosor de la piel y de su capacidad de renovación y reparación, especialmente motivada por la menor producción de factores de crecimiento y acúmulo de radicales libres.

FACTORES DE CRECIMIENTO PROPIOS

Concebimos los factores de crecimiento como el abono que fertiliza una plantación. De la misma manera, cuando nos enfrentamos con una piel envejecida nuestro planteamiento no debe ser muy diferente: primero limpiamos la piel de impurezas y removemos (eliminamos) la capa córnea para su renovación, la hidratamos y nutrimos. A continuación, sembramos o provocamos la regeneración celular con factores de crecimiento (PRP), esperamos, estimulamos (mesoterapia, IPL)… y, finalmente, recogemos los frutos de nuestro trabajo: una piel hidratada, brillante y más joven y todo ello utilizando factores obtenidos de fluidos de la propia persona.

A día de hoy podemos decir que es el procedimiento más natural y a su vez más revolucionario para devolver la juventud a la piel envejecida.