MEDICINA TRATAMIENTOS LASER

Eliminación de tatuajes con
Láser NEODIMIO-YAG Q-SWITCHED

Cada día es más frecuente la realización de tatuajes decorativos pero también crece la necesidad de quitarlos por motivos sociales o laborales. Antes esto no era sencillo ya que conllevaba la utilización de métodos agresivos (electrocoagulación, dermoabrasión,…) que destruían la piel dejando cicatrices inaceptables.
Hoy en día la eliminación de tatuajes láser es la técnica de elección en la gran mayoría de estas pigmentaciones permanentes sin prácticamente dejar señal. El láser fragmenta las partículas de tinta en otras mucho más pequeñas que pueden ser eliminadas por el organismo confinando al máximo la lesión de los tejidos circundantes. No sirven todos los láseres siendo los más adecuados los sistemas Q-Switched. Los resultados y la técnica varían según se trate de un tatuaje realizado por un aficionado o por un profesional, de los colores que contenga, de la región corporal donde se encuentre y del tipo de piel.
A la hora de determinar el tratamiento hay que evaluar individualmente a cada paciente. El color es uno de los aspectos a valorar. Los colores más fáciles de eliminar son los negros, azules y rojos, mientras que los verdes, amarillos y naranjas son los más difíciles.
Cuando el paciente va a iniciar el tratamiento se le recomienda que no haya tomado previamente el sol, ya que estar moreno dificulta la penetración de la luz y aumenta la incidencia de efectos secundarios.
Según la tolerancia individual se puede realizar el tratamiento sin anestesia, con anestesia tópica (una crema que se pone una hora antes) o con anestesia local.